Catedral de Cusco, sincretismo religioso en un templo cristiano

AÑADIR A MI VIAJE

cultural

Construida sobre el palacio del inca Wiracocha, la catedral de Cusco tardó un siglo en ser acabada (1559-1669), por lo que combina elementos barrocos y renacentistas en su estilo.

Flanquean su fachada dos torres de 33 metros de altura, rematadas por dos grandes campanas (la de la izquierda recibe el nombre de ‘María Angola’ en recuerdo a la esclava negra que arrojó a la fundición todos sus ahorros en plata).

En el interior de la catedral pueden contemplarse ejemplos claros del sincretismo religioso -la mezcla de iconografía cristiana con la indígena. Como el cuadro de la Ultima cena con un cui como menú, obra de Marcos Zapata, pintor de la escuela cuzqueña; los animales de la sagrada trilogía inca -el puma, la serpiente y el cóndor- o la escultura de Santiago Matamoros reinterpretado en Cusco como ‘Santiago Mata indios’.

Foto: @elPachinko

AÑADIR A MI VIAJE

PUBLICIDAD

Cerca de aquí