Posada del inca Yucay, estancia hotelera de impronta colonial

AÑADIR A MI VIAJE

Al pasar por Yucay camino a Ollantaytambo la guía nos indico que ahí estaba nuestro hotel. Y a todos se nos quedó cara de susto, pues el aspecto del pueblo, desde el vehículo, invitaba a pensar que se trataría de un modesto hostal.
La verdadera sorpresa llegó cuando entramos en la Posada del inca Yucay y vimos las casitas coloniales, rodeadas de caminos, jardines y riachuelos, en las que se ubican las habitaciones.

En cuanto a éstas, son amplias, con cómodas camas, baños grandes con bañera, y toda suerte de amenities (excepto gel, como en el resto de los hoteles peruanos donde estuvimos).

Al final de la finca, el restaurante, con una interesante oferta gastronómica, y frente a él, una pequeña iglesia en recuerdo del antiguo convento del siglo XVIII que hubo allí.

Desayuno bufet con fruta, zumos, quesos, fiambre, cereales, y cocina caliente al momento (huevos revueltos...)

Una buena opción de alojamiento para recorrer el Valle Sagrado

AÑADIR A MI VIAJE

PUBLICIDAD

Cerca de aquí