Consejos

¡HE ESTADO! ¡QUIERO IR!

TOP #1

cultural

Como no sólo en Damasco, sino también en Alepo y en otras ciudades de Siria visitarás múltiples mezquitas, un buen consejo es llevar un par de calcetines en el bolsillo. De esta manera, a pesar de descalzarse por obligación al pasar al interior de estos templos sagrados para los musulmanes, puedes evitar cuadros de frío o de calor en el patio y los posibles hongos en la piel.

Originalmente escrito en iwannagothere.com por fer

AÑADIR A MI VIAJE
TOP #2
Avatar

Nuredin Hammam

recomendación de iwgt

naturalcultural

No sólo para recuperar fuerzas después de un largo día en los zocos y callejones del casco antiguo de Damasco, sino también para mezclarse con los lugareños en su día a día, nada mejor que ir a un hammam o baño turco. Nosotros recomendamos el hamman Nuredin, el mayor y más antiguo de la ciudad, que toma su nombre del tío de Saladino. Una sauna completa, y el precio del masaje gira en torno a los cinco dólares, incluyendo una toalla, jabón y té. Saldrás de allí como nuevo, y, quién sabe, tal vez con nuevos amigos o alguna invitación a cenar.

Originalmente escrito en iwannagothere.com por fer

AÑADIR A MI VIAJE
TOP #3
Avatar

Montaña Qassioun

recomendación de iwgt

natural

Si ya has caminado por la ciudad y sus zocos, alquila un taxi, pero de los que tienen el precio fijado para el viaje y, a ser posible, para llegar por la tarde-noche a Jebbel (Monte) Qassioun, que te da una maravillosa panorámica de la ciudad. La puesta de sol es espectacular, con los últimos rayos de sol fusionándose con las luces verde fluorescentes de las mezquitas y la llamada a la oración de muecines. Es todo un espectáculo. En el mirador hay algunas terrazas donde tomar un té o fumar una pipa de agua.

Originalmente escrito en iwannagothere.com por fer

AÑADIR A MI VIAJE
TOP #4
Avatar

Narrador

recomendación de iwgt

naturalcultural

Con una rica tradición oral, en Damasco no era siempre el narrador (Hakawati) quien narraba las historias y las leyendas de los antepasados. Hoy en día sólo hay uno de ellos, Abu Shady, que exhibe su arte algunas tardes en este café lleno de gente un Nanfura (detrás de la Gran Mezquita). Aunque no entiendas árabe, puedes dejarte llevar por las actuaciones, en las que este amable señor, grita y golpea con un palo, transportándote a varias escenas de Las mil y una noches, mientras bebes un té y fumas una pipa de agua.

Originalmente escrito en iwannagothere.com por fer

AÑADIR A MI VIAJE

Resuelve tus dudas sobre Damasco