WaterloopleinMarkt (Rastro)

AÑADIR A MI VIAJE

Cada gran ciudad tiene su rastro. Amsterdam tiene el rastro Waterlooplein. Fue un mercado judío de productos corrientes, pero la persecución de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial cambió su carácter.
Los grandes días del rastrillo Waterlooplein eran en los años 60 y 70. Hippies, flower power, turistas americanos; "¡those were the days, my friend!"

Debido a la construcción del nuevo ayuntamiento y de la nueva sala de conciertos (Stopera) el rastrillo Waterlooplein disminuyó bastante. El rastro actual tiene 300 puestos y abre 6 días a la semana (cierra los domingos).
Pero el ambiente característico no desapareció del todo. Gran parte de la mercancía todavía se expone en el suelo, tanto si se trate de ropa de segunda mano así como antigüedades o chaquetas de cuero.
Un consejo: el rastrillo Waterlooplein es uno de los pocos sitios de Amsterdam donde no hay precios fijos y donde por lo tanto se puede regatear.

AÑADIR A MI VIAJE

PUBLICIDAD

Cerca de aquí